La Expo “Mestizos” del artista cubano Felipe Alarcón Echenique, desde el 17 de diciembre en Albacete.

Con motivo del 10º Aniversario de nuestra Asociación Cultural "Amigos de Cuba" este colectivo promueve la Exposición de artes plásticas "MESTIZOS" de Aponte a Belkis Ayón, del artista cubano Felipe Alarcón Echenique.

Mestizos (todos lo somos) intenta representar el olvido. Con la certeza baconiana de que todo puede ser dicho a través del recurso de lo pictórico, sitúa nuestra mirada a merced de sus construcciones visuales, cual traducciones de conceptos culturales, sociológicos, con los que se identifica; amén de que no constituyan sus referencias inmediatas. Opera más allá de la amplia acepción de su significado, explota todas sus potencialidades, ya no como término lingüístico, ni étnico, ni como demarcación de un concepto antropológico. No establece límites…

Tras el disfraz de la nostalgia “la cubanidad” como concepto sociocultural ha generado todo un imaginario plagado de tropos, estereotipos, que cada artista asume para así configurar su propia cosmovisión. Dentro de lo insular, el folclore, tanto afrocubano como rural, Felipe Alarcón se interesa por lo racial para construir su discurso, que a decir de Gregorio Vigil, funciona como una invocación, un homenaje a sus raíces afrocubanas.

Al desplegar todas las potencialidades de lo pictórico, Felipe Alarcón pretende generar una experiencia única, sus sujetos representados, ya no son vistos desde lo humano, sino a través de las emociones que su imagen sea capaz de generar. En ellas la materia y el discurso se encuentran en unión indisoluble. Cada escena le confiere protagonismo al gesto pictórico, a la carga visual, a la espontaneidad.

Esta Expo se podrá ver desde el 17 de diciembre 2018 y hasta el 4 de Enero 2019 en la sala de Exposiciones de la Fabrica de Harinas. Albacete, en horario laboral.

En sus obras, Felipe Alarcón Echenique nos devuelven un poema infinito, nos proponen una obra espontánea, en la que se establece un diálogo con el pasado. Cada espacio planimétrico conjuga de manera armónica recursos formales, conceptuales, en los que se advierte su modalidad de concebir la pintura, en tiempos de desgaste visual, donde la proliferación de imágenes, parece haber saturado la capacidad de comunicación imaginal.

Sus imágenes no funcionan como narraciones, desempeña un papel más trascendental el símbolo, la historia tras cada figura, y con ellas va articulando un todo orgánico, que abre un campo infinito de especulaciones. Estas hablan de otras imágenes que el artista obtuvo de la realidad y las sometió a un proceso de (re) significación, sin soslayar su anterior historia.

Al representar personajes claramente reconocibles dentro de la historia de la cultura cubana, provoca que se circunscriba la obra de este artista a un mero culto a lo local y a lo cubano como souvenir, o que incida en el ya trillado campo de los estereotipos. Y produzca encasillamientos, pero es un error de primeras lecturas. Lo mestizo como concepto trasciende lo étnico, identitario, se expande adquiriendo una naturaleza simbólica. El artista acude a su génesis, al mixticus (mezcla) para adquirir tintes universales. La alusión a lo cubano esta presente como una primera fase, que pudieramos llamar sensorial, tras esta apariencia subyace una reflexión a los márgenes del arte y la cultura posmoderna: ecléctica, heterogénea.

A primera vista es una obra con un punto de diálogo inflexible: lo racial, pero tras una segunda impresión se advierten las intenciones del artista, en las que impone una revisitación de la génesis y el por que de lo mestizo como un concepto enquistado en un caractér etnologico, antropológico.

Su estancia por más de una década en España le ha permitido vivenciar las potencialidades de lo multicultural, y lo traduce a través de este planteo, utiliza a la cultura cubana desde tres aristas: una como una excusa para representar esa nostalgia al terruño; dos: para salvaguardarla de las crecientes influencias de Occidente; tres: para convertirla en símbolo de alusiones más profundas, a lo fusionado, heterogéneo, poli, multi, como conceptos que rigen el panorama cultural mundial.

En el universo pictórico conceptual de Alarcón nada es lo que parece; adentrarse en su filosofía creativa supone la comprensión de amplias dosis de ambigüedad, que a ratos puede pasar desapercibida, hasta por él mismo. Pues el proceso creativo tiene mucho de alma, de involuntario y escapa de la razón. Sus creaciones se expanden y violan “lo previamente concebido”, llega a convertirse en un armagedón estético, cada una es una experiencia única, caótica (en el buen sentido), fluida, exhuberante, vital.

Por todo esto te invitamos a no perderte la inauguración de esta Exposición el Lunes 17 de Diciembre a las 18:00h en la Sala de Exposiciones de la Fabrica de Harinas, en Calle: Paseo de la Cuba, Nº 27, Albacete. Estará ofreciéndose un brindis entre todos los asistentes.

Te esperamos. Textos tomados de Revista Artepoli.com